LAS PERSONAS: + COMUNIDAD COMPLUTENSE

El patrimonio más valioso de la UCM son sus personas. Estudiantes, profesores y miembros del personal de administración y servicios conformamos juntos una comunidad universitaria en la que la labor y la opinión de cada uno de nosotros resulta imprescindible para conseguir esa Universidad excelente que todos ambicionamos.

La UCM, como es su obligación, ha de garantizar a todos sus miembros unas condiciones dignas, tanto de estudio como de trabajo. Sin embargo, no es suficiente. ¡Ni tampoco nos conformamos solo con esto! Los miembros de la comunidad universitaria se merecen una Universidad que les motive y les devuelva la ilusión de crecer humana y profesionalmente como complutenses. No podemos renunciar al objetivo de hacer que cada miembro de la Comunidad Complutense se sepa necesario para su Universidad, se sienta parte imprescindible de ella y se considere justamente reconocido por su labor. Hemos de restituir a la Comunidad Complutense el orgullo de identificarse como profesor, investigador, estudiante o miembro del personal de administración y servicios de la Universidad Complutense de Madrid.

La Comunidad Complutense es un ente vivo y dinámico. Por ello, también resulta preciso poner en práctica estrategias encaminadas a la continua incorporación de talento en todos los ámbitos. La incorporación de nuevos miembros de mérito incuestionable en los distintos colectivos complutenses, así como el desarrollo de políticas específicas para su arraigo en nuestra Universidad ha de ser una prioridad absoluta.

La Comunidad Complutense, además, debe contar con el apoyo de su Universidad a través de una Acción Social suficiente y amplia que dé respuesta a aquellas necesidades más demandadas por sus miembros. Y por supuesto, permitir a todos los complutenses ser protagonistas de una oferta de actividades socioculturales y deportivas acordes con la extraordinaria riqueza, el inmenso patrimonio -material y humano- y la vasta diversidad que la Universidad Complutense atesora en sus magníficos campus.

  1. Estudiantes

Los estudiantes constituyen el alma de la Universidad. Llenan de vida las aulas, los jardines, las bibliotecas. Sin ellos la Universidad sería un lugar yermo y sin vida. Son la razón de ser de la Universidad. Y sin embargo no son percibidos como tal, ni se sienten sujetos activos de la actividad universitaria.

Nuestro proyecto +COMPLUTENSE de universidad pública no puede entenderse sin los estudiantes. La UCM es la universidad presencial con mayor número de estudiantes de toda España, con gran número de solicitudes de ingreso procedentes de todas las comunidades autónomas del país en los distintos tipos de estudios universitarios y con un elevado número de estudiantes Erasmus y estudiantes extranjeros en estudios de máster y de doctorado.

En estos últimos años se han echado en falta políticas activas dirigidas al colectivo estudiantil. Han faltado propuestas concretas frente a cuestiones tan importantes como el incremento de tasas o la caída en el número de becas. Han faltado medidas encaminadas a facilitar la integración de los estudiantes en el tejido vital universitario. Hay que cambiar la forma, “los modos” de interacción con los estudiantes, contando más activamente con su participación directa en muchos procesos, siendo imprescindible dar la voz a los estudiantes más allá de las reuniones regladas en órganos de gobierno UCM.

Debemos analizar los resultados de las subidas de tasas en nuestra universidad y liderar, con acciones decididas, la defensa del derecho de los estudiantes a poder cursar un grado o posgrado en la UCM independientemente de sus recursos económicos. Planteando una bajada de tasas académicas y una política activa de becas/ayudas suficiente y bien estructurada. Como universidad pública, la Complutense debe velar por la igualdad en el acceso a la educación superior, garantizando que ningún estudiante que quiera estudiar en la UCM y reúna los requisitos para ello, sea excluido por razones económicas. Del mismo modo, ningún estudiante debe ser expulsado de la UCM por motivos económicos.

Hemos de implicar a los estudiantes en la vida universitaria, en la actividad académica, en las actividades lúdicas y en las actividades culturales. Para ello es imprescindible tener una radiografía sobre su perfil y necesidades en todos los ámbitos (personales, académicos, sociales, etc.) para poder plantear las políticas adecuadas en cada momento. Darles autonomía. Darles responsabilidad. Desarrollar parcelas propias de actividades de “Estudiantes para Estudiantes”. Imbricar la Universidad en la ciudad de Madrid y negociar y gestionar, con quien corresponda, beneficios, como ocurre en otras universidades europeas: en los transportes, en el acceso a la vivienda, a los actos culturales. Porque ser estudiante de la UCM debe ser un orgullo y supone un valor para la ciudad y la región de Madrid.

Propuestas concretas

  1. Mantener una interlocución periódica y constante con la Delegación de Estudiantes y los representantes estudiantiles para el análisis y seguimiento de la marcha de la universidad.
  2. Dotar un fondo económico de un millón de euros para compensar los efectos de las subidas de tasas entre los estudiantes y conseguir que ningún estudiante abandone sus estudios por motivos económicos.
  3. Poner en marcha un programa de ayudas específicas de captación de talento para matrículas de grado y máster destinado a los estudiantes con mejores expedientes.
  4. Definir un programa de prácticas curriculares para grados y másteres en organismos públicos y privados, con un seguimiento continuo por parte de la universidad, que garantice un aprendizaje real y favorezca la inserción laboral. Estudiar la realización de prácticas curriculares en determinados servicios de la propia UCM, ya sea en alguno de los existentes o creados al efecto (diseño de encuestas, servicios de orientación, etc.) Incluir en este programa la posibilidad de incorporación de estudiantes a los grupos de investigación UCM.
  5. Promover la participación y empleabilidad de los estudiantes en las actividades del campus mediante las llamadas “becas-contrato” como en la Semana de la Ciencia, visitas a los Institutos de Secundaria, y otros servicios, así como en los planes de sostenibilidad y cuidado del medioambiente que se implementen en la UCM.
  6. Propiciar la gestión de determinados servicios por los propios estudiantes (reprografía, reciclado de libros usados, campamentos de verano y actividades de tiempo libre, etc.)
  7. Crear una figura similar al “TA” (teaching assistant) de muchas universidades extranjeras, para que los mejores estudiantes de máster y doctorado puedan colaborar en aspectos de la docencia de los títulos previamente cursados (grado y máster) a cambio de ayudas económicas y/o exención de tasas, siempre que se garantice el carácter formativo de la actividad.
  8. Negociar y gestionar, con quien corresponda, beneficios y descuentos para los estudiantes UCM en la ciudad de Madrid, como ocurre en otras universidades y ciudades europeas: en los transportes, en el acceso a la vivienda, a los actos culturales.
  9. Crear protocolos de atención y asesoramiento personal, académico y profesional de orientación y apoyo a estudiantes, y desarrollar planes y campañas periódicas sobre cuestiones de igualdad, género, diversidad, etc. Favorecer el aprendizaje de conocimientos transversales como idiomas, talleres multimedia, presentaciones públicas, etc.
  10. Mejora de servicios y ampliación de competencias de la Casa del Estudiante fomentando su papel de interlocución entre las asociaciones estudiantiles y asesoramiento a los estudiantes. Organización de la Semana de los Nuevos Complutenses dedicada a la celebración de eventos y actividades para recibir cada año a los estudiantes de primer curso de todas las áreas informándoles de los diferentes servicios de la UCM con la participación de las asociaciones estudiantiles. Refuerzo o creación de puntos de atención integral al estudiante en todos los centros, impulsando además procedimientos de secretaría virtual para facilitar al estudiante sus consultas y peticiones de forma no presencial. Desarrollo de la Carta UCM de derechos y deberes del estudiante.
  11. Incrementar los Planes de Acciones Tutoriales, asignando un profesor tutor a cada estudiante desde el comienzo de su carrera. Reforzar el programa de mentorías de estudiantes noveles por estudiantes de últimos cursos.
  12. Estudiar la forma de minimizar el coste de las tasas por reconocimiento de créditos a nuestros propios estudiantes. Facilitar el cambio de matriculación entre titulaciones y mejorar los sistemas de matriculación abriendo, en particular, un proceso de matriculación ordinario en febrero. Facilitar al máximo el pago de las tasas, mediante periodificación de las mismas.

 

  1. Personal de Administración y Servicios (PAS)

Una universidad moderna no puede funcionar sin un Personal de Administración y Servicios motivado, capacitado y organizado adecuadamente. Sin embargo, la reducción de la financiación pública, la disminución y el envejecimiento de la plantilla como consecuencia de las tasas de reposición y el impacto de las TIC sobre los procedimientos de trabajo, entre otros, son factores que han conducido a un escenario negativo en las condiciones profesionales del PAS en la UCM y que exigen una respuesta inmediata.

Es preciso revisar la actual estructura de los servicios universitarios, adecuándolos a los nuevos retos y necesidades que la UCM debe afrontar e instaurar nuevos modos de organización y procedimientos de gestión adaptados a los mismos. Nuestro objetivo es modernizar, agilizar, descentralizar y acercar la administración a los usuarios. Y todo ello facilitando a los profesionales del PAS los cambios necesarios en su composición y estructura, dentro de un marco negociado y transparente que permita consolidar, transmitir y profundizar sus conocimientos de gestión, en un entorno profesional equilibrado y estable.

Para llevar a cabo estos cambios, es necesario elaborar una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para el personal funcionario y laboral, con criterios objetivos, basados en las necesidades reales de la UCM, que sea ágil y flexible, y permita la adecuación a nuevas necesidades. Y que dicha RPT se alimente con concursos frecuentes y transparentes que incluyan todas las plazas vacantes, evitando que las situaciones provisionales se perpetúen.

Nos proponemos impulsar la carrera profesional del PAS, basada en el principio de mérito y capacidad, favoreciendo la movilidad interna y la promoción, al tiempo que se eliminan las situaciones de precariedad en el empleo. Y, sobre todo, combinando la formación y la motivación con un adecuado reconocimiento de la labor desarrollada por el PAS.

Por último, pero no menos importante, debemos recuperar las ayudas, programas y actividades de Acción Social, encaminadas a la mejora del bienestar social de la comunidad complutense.

Propuestas concretas

  1. Actualizar la RPT adaptándola a las necesidades reales de los distintos centros y servicios de la Universidad, utilizando para ello metodologías de análisis, valoración y descripción de puestos de trabajo y simplificando las categorías profesionales, especialmente cuando las funciones son similares.
  2. Promover la estabilidad en el empleo ligada a procesos de consolidación y promoción profesional, suscribiendo un nuevo acuerdo de estabilización del PAS interino (funcionario y laboral) adecuado a la situación actual, que permita eliminar la precariedad y la falta de estabilidad en el empleo.
  3. Garantizar la cobertura de los servicios agilizando los procesos de provisión de puestos de trabajo, con criterios claros de transparencia y objetividad mediante concursos para los puestos de libre designación como realizando concursos semestrales de traslados para facilitar la movilidad interna.
  4. Incentivar el turno de tarde de los diferentes colectivos donde las necesidades del servicio lo requieran y revisar los complementos de productividad excesivos de algunos puestos.
  5. Impulsar procedimientos de funcionarización voluntaria del personal laboral con el objetivo de alcanzar una mayor flexibilidad funcional que favorezca nuevas expectativas de movilidad y promoción.
  6. Diseñar y negociar un Plan de Formación y Desarrollo Profesional del PAS que introduzca un sistema de itinerarios formativos para potenciar la carrera profesional y su adecuación a las necesidades cambiantes de la UCM, incluida su imprescindible internacionalización.
  7. Mejorar las condiciones físicas y psicosociales de los puestos de trabajo, potenciando la prevención de riesgos laborales y desarrollando protocolos de actuación frente al acoso sexual y laboral.
  8. Recuperar los beneficios sociales y los complementos salariales perdidos en estos últimos años en la medida que el marco legal y las posibilidades presupuestarias lo permitan. Mantener el plan de jubilación anticipada con las indemnizaciones correspondientes.
  9. Favorecer los desarrollos propios de servicios y aplicaciones manteniendo siempre el control de los mismos y evitando externalizaciones innecesarias.
  10. Crear una convocatoria de proyectos de innovación, con incentivos profesionales para el PAS, encaminada a la mejora de los procedimientos administrativos y servicios.
  11. Facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, contribuyendo a una mejora de las condiciones de trabajo y mayores niveles de motivación y productividad.
  12. Recuperar la negociación con los órganos de representación de los trabajadores en materia de modificaciones de plantilla, RPT y calendario laboral y creación de un comité de conciliación para la gestión de traslados y cambios de turno.

 

  1. Personal Docente e Investigador (PDI)

En los últimos años hemos asistido a un claro envejecimiento de la plantilla de PDI, a su continua reducción y precarización debidas a la casi nula tasa de reposición y a la limitación de recursos dedicados a los planes de estabilización y promoción.

A finales de 2014, contábamos con una plantilla de profesorado formada por 5.650 personas, 670 menos de los que éramos a finales de 2011, lo que supone una reducción de un 10,6%. La edad media del profesorado permanente, que supone casi el 60% de la plantilla, es muy elevada (50,7 años). Las condiciones de trabajo de algunos sectores del profesorado no permanente, en términos de salarios, cotizaciones a la Seguridad Social y horas de docencia, quedan muy lejos de lo que hoy se entiende por “trabajo decente”.

Frente a esta situación, es absolutamente urgente renovar y rejuvenecer la plantilla de PDI, eliminando las situaciones de precariedad y falta de estabilidad en el empleo y lanzando un programa de captación de talento que al mismo tiempo atienda y corrija las distorsiones existentes en la plantilla.

No existe un reconocimiento objetivo de la labor desarrollada por el PDI, lo que favorece la falta de motivación. La evaluación docente en estos años ha sido voluntaria y prácticamente sin efectos económicos ni de ningún otro tipo. La actividad investigadora no ha sido suficientemente reconocida ni académica ni económicamente. En este contexto, resulta imprescindible definir de forma clara y transparente la carrera académica del PDI, reconociendo las dedicaciones específicas a tareas docentes, de investigación y de gestión, y facilitar la movilidad nacional e internacional del profesorado.

Tenemos que contar con las personas más capacitadas, estableciendo planes específicos de captación de talento, promoción y estabilización de los puestos de trabajo que garanticen la existencia de verdaderas carreras profesionales en el ámbito del PDI. Es preciso tender a la formación, estímulo y evaluación continuos del PDI para alcanzar el mayor nivel posible de capacitación al servicio de la docencia y la investigación en la universidad pública del siglo XXI.

También debemos mejorar las infraestructuras necesarias para el desarrollo de la docencia y la investigación en condiciones adecuadas, así como incrementar el apoyo en los procesos administrativos derivados de la investigación y la docencia. Por último, pero no menos importante, debemos recuperar las ayudas, programas y actividades de Acción Social, encaminadas a la mejora del bienestar social de la comunidad complutense.

Propuestas concretas

  1. Plan +COMPLUTENSE de incorporación de jóvenes y recuperación de la pérdida de efectivos sufrida en los últimos años.
  2. Plan +COMPLUTENSE de captación de talento internacional.
  3. Plan +COMPLUTENSE de estabilización y promoción que contemple:
    • Estabilización para los actuales Profesores Ayudantes Doctor, Juan de la Cierva, Ramón y Cajal y PICATA que cumplan las condiciones de calidad requeridas al final de sus contratos.
    • Plan plurianual de promoción a TU y CU que conduzca a la disolución de las actuales bolsas de acreditados en un horizonte temporal máximo de 5 años, salvo imposibilidad legal para ello. En este caso se someterá al Consejo de Gobierno la definición y aprobación de un reconocimiento específico asociado a la acreditación.
    • Promoción de los Profesores Contratados Doctor (PCD) Interinos a PCD en cuanto sea posible legalmente, contabilizando el periodo interino para futuras promociones.
    • Plan a cuatro años de estabilización de los profesores TU interinos y asociados con carrera académica acreditados, abordando al mismo tiempo la mejora progresiva en las condiciones de cotización de los TU interinos a tiempo parcial.
  4. Creación de la figura del Profesor Contratado Doctor vinculado en los hospitales adscritos para paliar la falta de profesorado clínico permanente.
  5. Diseñar una carrera académica con una “tenure track” bien definida que garantice la calidad del personal docente e investigador y el desarrollo de la carrera docente en función de los méritos y los resultados del desempeño de sus funciones y que atienda también al criterio de igualdad de género y especialmente a la conciliación de la vida familiar y laboral.
  6. Elaborar un modelo de plantilla docente mediante parámetros objetivos, que teniendo en cuenta las peculiaridades de las diferentes áreas, corrija los desequilibrios que puedan existir, y la conforme como una plantilla mayoritariamente de figuras a tiempo completo.
  7. Redefinir el PDA de modo que refleje la actividad real del momento en docencia e investigación de los profesores y permita una distribución equitativa del trabajo.
  8. Creación de una unidad de asistencia y apoyo a los profesores en sus labores de acreditación y petición de sexenios.
  9. Elaboración de un informe anual de la actividad del PDI, que permita reconocer y recompensar a nuestros mejores docentes e investigadores, con efectos económicos y/o académicos.
  10. Recuperación del plan de jubilación voluntaria de PDI dentro del marco legal pertinente que permita abordar los problemas demográficos de nuestra plantilla y el rejuvenecimiento de la misma.
  11. Facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, contribuyendo a una mejora de las condiciones de trabajo y mayores niveles de motivación y productividad.
  12. Recuperar los complementos salariales y los beneficios sociales desaparecidos en estos últimos años, como las ayudas para el pago de tasas universitarias, en la medida que el marco legal y las posibilidades presupuestarias lo permitan.